Letras

Acróbata de luz

Letra de Daniel Olivera / Música de Nehuen Martino
Serás el bienvenido gorrión de malabares
Que fuiste bendecido con borra de café.
Subíte con tus clavas a todos los altares
Ponéle al obelisco tu gorro de papel.

Harás las comparsitas rapero de los subtes,
En una calesita serás el gran “di yei”,
Hacés perros salchichas de globos y de nubes
Y un títere de trapo del reino del revés.

De que planeta sos
Acróbata de luz,
Payaso redentor
Profeta bailarín.
Que dios te vio crecer
Alitas de zorzal
Esa nariz de clown
Y timbos de Chaplin
De donde es que traés
La flor en el bombín
Y haces a esta ciudad
Un poco menos gris.
Hacéte otra función
Acróbata de luz.

Serás el bienvenido bufón de Buenos Aires,
Llegás en una nave de cáscara de nuez
Si fuiste el elegido por putas y juglares
Y por la propaganda que manda en el cartel.

Arriba de los bondis la noche toda tuya
Le canta a las estrellas tu funyi de arlequín
Si con tu sombra flaca tangueas bajo la luna
Te aplauden esos locos que piden otro bis

Pan de mi Locura

Letra de Mariano Pini / Música de Nehuen Martino

Están las calles de mi almohada
con un relámpago de luna,
goteando en carne viva tu ternura,
llenándome el dolor de sudestadas.

Seguís llagando en la distancia
donde hoy almuerza mi locura
la triste rosa fresca de la espuma
del barco sin orilla de tus aguas.

En vano reclamar tus tempestades,
si estás en la mitad de un sueño antiguo,
me miran con la fe de un espejismo
las lunas de tus ojos infernales.
¡Qué triste recorrer las cosas muertas!,
sentarse en las costillas del olvido,
comer del corazón de lo que fuimos,
¡tatuarse los zarpazos de un adiós!

Pintás por dentro de mis ruinas
este diluvio que no cesa,
después de madurar en mi tristeza
cruzás los arrabales de mi herida.

Tembló girando en la ceniza
que vos dejaste en mi comedia
el vuelo de tu pájaro de ausencia
que anuncia con las alas tu partida.


Boca de Vino

Música: Nehuen Martino / Letra: Mariano Pini

Me puso en cada labio la fruta del infierno,
con mesas de mil bares talló su oscura cruz.
Vapores del escabio ya suda mi pellejo,
y vago en las esquinas buscando aquella luz.

Su lengua fue el acierto del eco más sombrío,
bebí de sus tinieblas el trago de perder.
Sangrando están las uvas el plomo de su olvido,
y el barro de la ausencia goteando en el papel.

Sediento voy ahora por el mundo,
cosiendo a cuchilladas mi dolor,
saliva hecha de alcohol, salvaje incendio,
¡creciendo en los barriales de mi voz!
Girando están sus pájaros oscuros,
echando picotazos por la sed,
su boca es un puñal, yo soy un perro
ladrándole a la luna de su piel.

Dejé en los mostradores montón de azules huesos,
y anduvo su fantasma la niebla de mi alcohol.
Sangré sin preguntarme ¿fue miel o fue veneno?
y adentro de su copa mojé mi corazón.

Me crece en la garganta la hiel de su tridente,
me acusa por las noches el drama de quien fui.
Mi lengua vive alerta, recuerda sus rompientes,
su trueno de oro muerto, su viejo folletín.


Adónde va

(Letra: Daniel Olivera / Música: Nehuen Martino)
¿Adónde va la tinta de mis dedos,
heridos de tabaco en letra viva,
los tigres oxidados del desvelo,
y esta vieja resaca de la vida?

Mis hojas son, en blanco, las espadas
que cortan el silencio en dos mitades,
y bailan una tregua como famas
si cae alguna letra de mi carne.

Y salgo a ver el mundo en calesita,
me paro en cada estatua a ver quien soy.
Si me voy, siempre regreso en la guitarra,
con un tango en mi costado y un prestado
corazón.

Me enamoran los trenes los domingos,
cuando silban canciones para vos;
son legiones de quijotes que deambulan,
y te buscan y preguntan dónde va tanto dolor.

¿Adónde va la tinta de este tango
que grita mi amasijo en cada esquina?

¿Adónde va el intento de mis manos
de hacer un nuevo verso de mis ruinas?

Me subo en el colmillo de un poema,
perforo los carteles del recuerdo,
y juego con mi sombra a hacer gambetas
al diablo que me mira en el espejo.


Baraja Muerta

(Letra: Mariano Pini / Música: Nehuen Martino)
La noche es un bozal que me atraganta
las frases que le grito a tu partida,
será que a plena luz llevo una herida
tatuada en el lugar de la distancia.

La calle es un ritual que me desangra
los pasos que me arrastran a tu esquina,
tal vez en mi dolor está encendida
la marca más feroz de la nostalgia.

¡Los vientos de tu boca me revuelven!,
¡las sombras se me sientan en los huesos!,
mi historia es un nidal donde se duermen
los pálidos gorriones de un infierno.

¿Qué labio cantará por lo perdido?,
¿qué luna va a crecerme en el pellejo?
¿qué boca de guitarra echando olvidos
tendrá las flores muertas de los besos?

La mano de volver es una trampa
que sigue revolcándome en la herida,
la tarde es una sombra ya amarilla
que muere sobre el filo de mi alma
.
Y ahora que es de luto la baraja,
ahora que no sirven las apuestas,
tus manos van tajeando esta tristeza
con hilos de carbón de la distancia.


Puerto de Origen

Tango 2015
Música: Nehuén Martino / Letra: Daniel Olivera

Llenó con distancia mi edredón de viento,
Trepó hasta el poniente que soplaba helado,
me puso el olvido y el mar al costado
y soñé sus barcos de niebla y papel.

Pagué los desastres que escupió la espera,
bebí esta sangría que apuró la nada,
las bestias volvieron, abrieron mil llagas,
encontré mis alas, busque una señal.

Fuimos tan enormes,
pájaros pequeños,
granitos de arena
en la oscuridad.

Miro en otros ojos
lo que ya no existe,
me ahoga el silencio,
eclipse de sal.

Fue la sed temprana
y yo playa virgen,
mi puerto de origen
es el que vendrá.

Nacieron gaviotas de mi espalda nueva,
se fueron solitas donde no se vuelve.
Mordí las cenizas de sal de su fiebre,
me quemó su lengua, su luz de fanal.

Grité en la rompiente que golpeó la noche
-Devórenme bestias. Que no quede nada!!
Rompí en otro vino su espuma plateada,
me arranqué la luna con esta canción.


Alimento para fuegos

Letra y Música: Matias Fain / Arreglo orquestal: Nehuen Martino
Revienten sus sesos
Que hoy el recuerdo a velado sus cintas
Y agiten el verso en su pecho
Que aquel que no sale Se guarda y ni la
cuenta
Veneno que al tomarlo nos inunda
Respuestas que matan sin razón
Receta, decreta y suspira
Ha firmado la transa el honorable
senador

Rezongan en tu llanto
Las muecas del destino
Marcando con tu esencia
Esa fuerza que hay en vos
Humo en la noche
Siga la vuelta…
Ronda y ronda en laberintos
Que pretende descifrar
Es carente de sensillo
Y a sus anchas gasta mas
Alivia entre sonrisas
El dulce de su rumbo
Mambeado por la fiera
Que lo espera en el portón
Ya habrá mucho que decir
Ni quedan formas por romper
“Transiten solos,
Cubiletes del tiempo”

Perdura/perfuma la fiesta embebida
En alcoholes de ramos de amor y
recompensa
Saliva sus frases suicidas
Que hablan de cambios de color y de
conciencia
Tableros que marcan la victoria
De un pobre que nadie conoció
Y mientras la dama lo baila
El fuego flamea sin patria su emoción